Enero

Febrero

Marzo

Abril

Mayo

Junio

Julio

Agosto

Septiembre

Octubre

Noviembre

Diciembre

 
 
 
Año 2006 | 2007
2
15
29
7 de julio

“El pueblo habló como un pueblo cansado por 40 años de terrorismo y 36 de debilidad”

“EN LUGAR DE PEDIRNOS CLAUDICACIÓN, EL PUEBLO NOS EXIGIÓ FIRMEZA”

Santa Marta, 7 jul (SNE). “El pueblo habló esta semana. Y el pueblo, en lugar de pedirnos a nosotros debilidad o claudicación, en medio del dolor, nos dijo: firmeza”. Esto expresó hoy el presidente Álvaro Uribe Vélez, al iniciar el consejo comunal sobre biocombustibles en Santa Marta.

“El pueblo no oyó a quienes querían desorientar. El pueblo habló autónomamente. Habló como un pueblo cansado por 40 años de terrorismo, y más cansado por 36 años de debilidad. Y ahora nos toca es a nosotros actuar”, dijo.

Señaló que la manifestación del jueves contra el secuestro, notificó a la comunidad internacional acerca de la dignidad del pueblo colombiano, “que llora a sus muertos pero no se rinde”, y tiene toda la decisión de derrotar el terrorismo.

En su discurso, Uribe reiteró que las zonas de despeje sólo sirven para que los criminales eludan la acción de la fuerza pública, eviten la política de seguridad democrática y maltraten a la ciudadanía.

Consideró que el país estuvo despejado durante cuarenta años y por eso de él se apoderaron guerrilla y paramilitares. De ahí que ahora, “en lugar de seguirles despejando territorios a los criminales, lo que hay que hacer es despejar todo el territorio de la patria de la presencia de criminales”.

“Esa inmensa movilización es la advertencia de que no podemos, en esta hora de dolor, claudicar ante los criminales, entregar zonas de despeje, dejar a los ciudadanos de Pradera y Florida en poder de los criminales. Vamos a seguir procediendo en consecuencia”, advirtió.

RALITO

Para el Presidente, la de Ralito no puede considerarse una zona de despeje.

“Las zonas de despeje de Colombia han sido zonas de tránsito de los terroristas hacia la casi toma del poder. Ralito fue una zona de tránsito de grupos armados hacia la cárcel. En Ralito estuvieron, pero de Ralito no salieron premiados como campeones del delito. De Ralito salieron primero para La Ceja y después para Itagüí. Eso marca la diferencia”, señaló.

Y agregó: “En Ralito estuvieron, concentrados, en un proceso de desarme y de desmovilización. En Ralito no estuvieron como campeones de una criminalidad que se les aplaudía. En Ralito estuvieron desmovilizándose y desarmándose, como seguramente habrá que hacer con los grupos guerrilleros en el futuro”.

Recordó que Ralito no tuvo policía durante 20 años y el Gobierno instaló 400 unidades. Que en Ralito intervino la justicia cada vez que se requirió. Que hasta allí llegó una misión de la OEA a proteger a los ciudadanos. Y que cuando se requirió la presencia de la fuerza pública al interior de esa zona, sin vacilación el Presidente de la República ordenó e hizo efectiva esa presencia.

De acuerdo con el presidente Uribe, una cosa es entregar Pradera y Florida, “para que las Farc se recuperen criminalmente, para que domine a su ciudadanía, para que la ciudadanía quede en las fauces de los criminales, para que pase el tiempo y se pierda la oportunidad de avanzar con la política de seguridad democrática”, y otra cosa es haber tenido a Ralito para desarmar a 32 mil de las 60 mil personas vinculadas al crimen que encontró su Gobierno.

El Jefe de Estado defendió el proceso de paz con las autodefensas ilegales: “Claro que nosotros no estábamos en una negociación con arcángeles. Es que nosotros encontramos 60 mil terroristas. Y los que han negociado, han tomado la decisión de negociar porque han sentido la presión de nuestra fuerza pública”.

Dijo que “la negociación con los paramilitares ha sido seria y no de compinches”.

“Mil 700 de ellos fueron dados de baja inicialmente. De los reincidentes, han sido dados de baja más de 400. Y han sido llevados a la cárcel más de 800. Aquí hay un proceso serio. Unos resultados serios. Hoy hay debate sobre paramilitarismo en Colombia, cuando el paramilitarismo, gracias a este Gobierno, está prácticamente exterminado”, sostuvo.

AHORA NOS TOCA A NOSOTROS

Uribe dijo que tras escuchar lo que el pueblo quiere, el turno es para el Gobierno y la fuerza pública, que tienen que “estar a altura del carácter y la firmeza del pueblo”.

“El pueblo habló. El pueblo cumplió marcando un punto de quiebre en la vida de Colombia. El pueblo expresó el dolor, pero expresó la firmeza en una Nación que llora pero no se rinde. Ahora les toca es a los policías, a los soldados, a los comandantes, a la justicia, a los ministros, al Presidente de la República, esmerarse para tener más eficacia en la lucha contra los criminales”, puntualizó el Presidente de la República.

Imprimir

Linea de Quejas y Reclamos 01800-913666

2003 PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA