Enero

Febrero

Marzo

Abril

Mayo

Junio

Julio

Agosto

Septiembre

Octubre

Noviembre

Diciembre

 
 
 
Año 2006 | 2007
2
15
29
23 de julio

PALABRAS DEL PRESIDENTE URIBE EN LOS 25 AÑOS DE LA UNIVERSIDAD MILITAR NUEVA GRANADA

Bogotá, 23 jul (SNE).- Las siguientes son las palabras del presidente de la República, Álvaro Uribe Vélez, este lunes, durante la conmemoración del vigésimo quinto aniversario de la Universidad Militar Nueva Granada:

“Nos reunimos esta noche en la Universidad Militar Nueva Granada, para conmemorar 25 años de esta noble institución.

Esta noche, en palabras elocuentes, llenas de compromiso, el señor general Carlos Leongómez Mateus, rector (de la Universidad), nos ha dado cuenta de los magníficos logros que el país reconoce en estos cinco lustros.

A él, a quienes lo acompañan, al Vice Rector, el general Gabriel Eduardo Contreras Ochoa, al Consejo Superior, a los docentes, a los estudiantes, todas nuestras felicitaciones.

La Universidad ha honrado esta noche a quienes bien la han servido, a su Consejo Superior, a las esposas de los generales de la República que nos acompañan desde el cielo, y que estimularon tanto esta Universidad, a las representantes y a los representantes de las diferentes entidades que ayudan en permanente alianza al buen suceso de la universidad.

El Concejo de Bogotá se ha sumado para honrar a la Universidad y a su Rector. Y hay júbilo en muchos colombianos, el Gobierno Nacional ha querido imponer la medalla Francisco de Paula Santander, en la categoría de oficial, a la Universidad Nueva Granada, ¿por qué?

Porque en 25 año ha sido una gran proyección del espíritu de nuestra institucionalidad democrática, armada en la sociedad civil colombiana. Ha sido un gran puente de integración de los principios democráticos tutelares de la Nación que rigen a nuestra Fuerza Pública, con la Nación entera.

Una institución que proyecta a las Fuerzas Militares en la sociedad, que predica la libertad dentro del orden, en la ley, como verdadero escenario de la cultura.

Una institución que conecta a través de la ciencia a las Fuerzas Militares con la sociedad, y que ha hecho entender que la ciencia sólo es posible en libertad, y la libertad sólo es posible en orden.

Necesitábamos la Universidad Nueva Granada, para que le dijera al país, como le ha dicho en estos 25 años, que el orden no solamente es inseparable de la libertad, sino también de la ciencia.

Cómo se ha estancado la ciencia en los países que pierden el horizonte de la libertad, y cómo se ha estancado en los países que pierden el horizonte del orden.

Es frecuente escuchar hablar de esa relación entre el orden y la libertad, pero no es frecuente escuchar comentar sobre esa relación entre el orden y la ciencia.

Y la Universidad Militar Nueva Granada es el gran enlace entre nuestras instituciones y la sociedad civil, que hace prevalecer los principios indisolubles del orden y el afán científico.

Es la primera universidad pública que ha recibido el Certificado de Gestión de Calidad ISO 9001 - 2000 en todos sus procesos, y el Certificado de Gestión Pública 1000- 2004, exigido por Estado a todas sus entidades.

Óigase bien, apreciados compatriotas: la Universidad Militar Nueva Granada obtuvo el primer lugar en transparencia administrativa entre las universidades públicas, calificación en la que se evaluaron los factores de visibilidad, sanción e institucionalidad.

Cuenta con registro calificado para sus 13 programas de pregrado. Nosotros nos hemos propuesto, como una de las tareas del Ministerio de Educación, que en el año 2010 todos los programas de todas las universidades tengan registro calificado de pregrado.

Estamos en 2007, la Universidad lo ha logrado. Le puede decir orgullosamente al país que tiene todos sus programas de pregrado con registro calificado.

Y apunta a la acreditación de alta calidad en todas las carreras y las 70 especializaciones que se ofrecen. Difícil que en 2010 podamos decirle al país, que el 30 por ciento de los programas universitarios tienen ya certificación de alta calidad.

Reconozco que esa meta es muy difícil, pero qué buen ejemplo nos da la Universidad Nueva Granada, cuando nos dice que ya tiene el registro calificado para sus programas de pregrado, y que está haciendo todos los esfuerzos para obtener la acreditación de alta calidad. Eso la sitúa en un lugar descollante en la educación colombiana.

Sabe combinar el rigor científico y la universidad de masas. Ha existid el criterio de que la universidad de masas se contrapone con el rigor científico. Como ha crecido la universidad, llegándoles con oportunidades a más y más colombianos, sin ablandar el rigor científico.

Tiene 10 mil 363 estudiantes, y se apresta en poco tiempo a llegar a 20 mil, con todas las oportunidades de una universidad en el sentido riguroso de la modernidad.

Todo lo que examinamos de la Universidad Militar Nueva Granada nos conduce a una palabra: a felicitarla de todo corazón.

La Universidad además, en esta proyección sobre la sociedad, nos recuerda que la seguridad es un valor democrático y una fuente de recursos, nos hace reflexionar sobre el modelo de Estado y sociedad que proponemos a Colombia: un Estado que todos los días se reforme, pero que no desaparezca, un Estado con amplias posibilidades para la inversión privada, pero con todos los requerimientos para que esa inversión privada cumpla con la responsabilidad social.

Un Estado guiado por cinco principios: la búsqueda de la seguridad para todos los ciudadanos, el respeto a las libertades, la construcción de cohesión social, la búsqueda de transparencia y el respeto a la independencia relativa de las ramas del Estado, como condición para evitar excesos y desafueros.

La Universidad MilitarNueva Granada nos pone de presente que el país tiene que trabajar la consolidación de la seguridad, de la confianza inversionista con responsabilidad social, y de la política social. Y también nos produce una reflexión sobre el grado indisoluble en la relación entre seguridad y política social.

Es la Universidad Militar, que encarna el valor de la seguridad, y es la universidad que encarna la obligación de la educación, como la primera de las reivindicaciones sociales para abrir los caminos de ascenso social, que son de la esencia de la democracia.

En efecto, hemos hecho un gran esfuerzo para lograr un intangible que se ha venido ganado entre los colombianos. Antes, apreciados compatriotas, se pensaba en el discurso de los dirigentes de la política, que la seguridad y la política social eran excluyentes.

Cuando se hablaba de seguridad se hablaba de gobiernos guerreristas, ajenos a la política social. El pueblo colombiano ha logrado que vaya mutando ese discurso dirigente. Hoy en todo el país se ve que hay una relación indisoluble entre la seguridad y la política social. Solamente si hay seguridad, puede haber una prosperidad para que se pueda financiar la política social, y solamente si hay política social se legitima la seguridad.

Los colombianos hoy piden en todas partes más seguridad y más política social, más policía y más educación, y esos dos elementos los encarna la Universidad Militar Nueva Granada.

Nosotros hemos propuesto unas metas muy exigentes. Primero, en lo que ha sido el debate democrático para construir la visión de país, la Patria del 7 de agosto de 2019, que estará cumpliendo 200 años de la Independencia, de la Batalla de Boyacá, con la meta intermedia, la Patria del 20 de julio de 2010, en las vísperas del final del Gobierno, que tendrá que hacer una evolución de cómo vamos avanzando hacia las metas del 2019.

Hemos propuesto unas metas muy exigentes. Llegamos a tener la pobreza en el 60 por ciento, el año pasado las redujimos al 45 (por ciento), es muy alta, vergonzosamente alta, tenemos que entregarla en el 2010 no por encima del 35 (por ciento), para que aquellos que nos sucedan en la administración presidencial puedan cumplir la meta de que en el 2019, esa pobreza no esté por encima del 15 por ciento.

Tenemos unas metas muy exigentes en educación, en salud, en Banca de Oportunidades, en Familias en Acción, en saneamiento básico. Todo ese conjunto de nuestra lucha contra la pobreza por la superación de la pobreza, por la construcción de equidad, tiene un eje alrededor del cual gira: la educación, y la educación tiene un gran estandarte en la Universidad Militar Nueva Granada.

Aspiramos que en 2010 hayamos logrado plena cobertura en educación básica, con mejor calidad.

Aspiramos que en 2010 podamos decirle al país que en los sectores más pobres de la población, de menos de cinco años, hemos logrado escolarizar 400 mil niñitos, de los dos millones que en esa edad atiende Bienestar Familiar.

Aspiramos que en 2010 le podamos decir al país que una educación universitaria que en 2002 estaba en el 22 por ciento de cobertura, en 2006 en el 29 por ciento, en 2010 esté en el 34 por ciento, ya por encima del promedio latinoamericano frente al cual vivíamos muy rezagados.

Y que en ese logro siga contribuyendo, como hasta ahora lo ha hecho, con tanto éxito, la Universidad Militar Nueva Granada.

Aspiramos multiplicar por cinco el número de becarios, de prestatarios del ICETEX y multiplicar por seis su cartera para ayudar a que los colombianos que ingresen a las universidades tengan más y mejores oportunidades.

Hemos hecho una pequeña revolución en el SENA, que ustedes han condecorado hoy también. Ha pasado de millón cien mil estudiantes, a más de cuatro millones de estudiantes por año. Hemos eliminado del SENA la politiquería, y hemos logrado que pase de cinco millones horas de enseñanza al año a 15 millones de horas de enseñanza al año, pero no estamos contentos.

En el próximo mes de agosto, ahora, en las semanas que vienen, llegarán los nuevos equipos al SENA, los nuevos equipos del sistema, que le permitirán tener en ambiente virtual permanentemente, millón 200 mil estudiantes. No tenía uno solo. Y todo eso nos permitirá además, avanzar en la formación a distancia con la ayuda de los métodos virtuales.

Quiero invitar a la Universidad para que se convierta, también rector, y nadie mejor que usted, señor general Leongómez Mateus para hacerlo, con su profesionalismo, con su espíritu de servicio, con su afecto a la universidad, para que se convierta también en universidad a distancia virtual.

Hay muchas regiones del país a las cuales no llegaremos masivamente con la universidad tradicional, tenderemos que llegar con la universidad virtual. Yo pienso en el Pacífico. Sí, tenemos la Universidad el Pacífico, tenemos la Universidad del Valle haciendo presencia en Buenaventura, la de Tumaco haciendo presencia en Nariño, la del Chocó haciendo presencia en Bahía Solano.

Pero para llegarles con oportunidades a todos esos compatriotas, la universidad tradicional de la edificación y de la formación presencial, no alcanzan. Hay que aprovechar la revolución de las telecomunicaciones para impulsar la universidad virtual. La universidad semipresencial en lo físico, con una gran presencia virtual, y puede ayudarnos la Universidad Militar Nueva Granada, en futuros desarrollos a tener mucha mayor cobertura sobre todo el país, a través de los instrumentos virtuales.

Y la necesitamos, porque este país necesita que la universidad oriente, que la universidad trace línea, como dicen los muchachos de ahora, que la universidad infunda valores, que la universidad forme a los colombianos en las ciencias médicas, en las ingenierías -como aquí ocurre- en el rigor científico, pero también que los forme en el rigor de los principios.

La Universidad NuevaGranda sabe formar en el rigor científico y en el rigor de los principios, y por eso a pesar de este gran crecimiento, hoy le pedimos que nos ayude buscando como llega a más y más regiones de Colombia, aprovechando esa gran revolución de nuestra época que es la sistematización.

La universidad tiene los principios, tiene la fuerza, la inercia y tiene la materia humana, su rector, su vicerector, su consejo directivo, sus profesores, para darle mucho más al país, no obstante, todo lo que le ha dado.

Confiamos que la Universidad, iluminando todos los días la Revolución Educativa, nos ayude a que los colombianos entre más oportunidades de educación encuentren, más caminos de ascenso social puedan tener, de movilidad, como se dispone en los principios esenciales de la democracia.

Señor general Leongómez Mateus, señor general Contreras Ochoa, muy distinguidos integrantes del Consejo Superior, agradezco enormemente este doctorado Honoris Causa, me conmueve. Yo he procurado con afecto por la Patria cumplir el deber, simplemente, con afecto por la Patria.

Este doctorado, que me conmueve, lo llevaré siempre en mi corazón, porque no tengo sino un merecimiento: mi enorme afecto, mi afecto infinito por la Fuerza Pública constitucional de la Patria, por su proyección por la sociedad, y que mejor proyección de la Fuerza Pública institucional de la Patria sobre la comunidad colombiana, que la Universidad Militar Nueva Granada.

Cada vez que vengo a sus instalaciones, y el sábado salí de aquí a las 4 y 40 de la tarde, después de un Consejo Comunitario apenas de medio tiempo, rumbo al encuentro con los compatriotas en Nueva York.

Cada vez que vengo a sus instalaciones, aquí respiro ese aire del rigor científico y del rigor en los principios, ese aire que nos dice que los colombianos tenemos que ser más generosos con nuestros compatriotas pobres, ofreciéndoles más oportunidades de educación, y más rigurosos y más duros con el terrorismo, ofreciéndoles solamente la oportunidad de que se someta a la ley.

Esta universidad nos remonta a la Nueva Granda, aquel momento de disolución de la Gran Colombia, cuando muerto el Libertador, quien dijo que solamente la fuerza garantizaría la virtud, y solamente la virtud garantizaría la unidad de la República, regreso el General Santander para decir, solamente el cumplimiento de la ley garantiza la legitimidad de la fuerza.

Muchas gracias general Leongómez Mateus, muchas gracias comunidad universitaria, muchas felicitaciones en estos 25 años, los primeros y como están acreditados por haber servido bien, ahora van a tener que entender que los colombianos les pidamos mucho más.

Muchas gracias”.

Imprimir

Linea de Quejas y Reclamos 01800-913666

2003 PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA