Enero

Febrero

Marzo

Abril

Mayo

Junio

Julio

Agosto

Septiembre

Octubre

Noviembre

Diciembre

 
 
 
Año 2006 | 2007
2
15
29
25 de julio
No cobijaría los servidores públicos

PRESIDENTE URIBE PROPONE PROYECTO DE LEY SOBRE SEDICIÓN

Bogotá, 25 jul (SNE).- El presidente de la República, Álvaro Uribe Vélez, propuso este miércoles la presentación al Congreso de un proyecto de ley sobre sedición, para resolver el problema generado por la sentencia de la Corte Suprema de Justicia, que negó la condición de sediciosos a los paramilitares desmovilizados.

La propuesta fue hecha por el Jefe de Estado, al intervenir en el acto de conmemoración del segundo año de la Ley de Justicia y Paz, en la Universidad Santo Tomás, de Bogotá.

El Mandatario dijo que el objetivo es solucionar la situación que se presenta con 18 mil desmovilizados de las autodefensas que se acogieron al proceso de paz con el Gobierno, bajo el delito de sedición, y a los cuales no se les conoce ningún otro acto delictivo.

“Creo que estamos obligados a buscar una ley, y que la debemos presentar en los próximos días. Esa ley debe buscar o que se aplique el delito de sedición para poder resolver el problema de los 18 mil a quienes todavía no les ha cesado la acción, o dar la posibilidad de que sin calificar el delito como político, también les cese la acción y se les reconozcan todos los beneficios a que tienen derecho”, explicó Uribe.

Al manifestar que el proyecto lo está necesitando el país, Uribe señaló que la iniciativa no debe cobijar a servidores públicos involucrados con paramilitares.

“O que reviva la sedición, excluyéndola para los servidores públicos, o que nos den la alternativa de otra figura que permita que sin ninguna duda y sin ningún temor, a esos 18 mil a quienes no les han aparecido otros delitos, se les pueda dar la figura de la cesación de la acción penal”, reiteró el Mandatario.

Uribe recordó que desde el proceso que condujo a las elecciones presidenciales de 2002, dijo que no era posible seguir estableciendo diferencias entre los delitos de la guerrilla, para tratarlos con atenuantes, y los delitos de los paramilitares para tratarlos con agravantes, pues tanto los actos de los unos como de los otros eran iguales y debían recibir el mismo tratamiento.

“Que si había razones para considerar que los guerrilleros cometían delitos políticos, las mismas razones había que considerarlas para aceptar que los paramilitares cometían delitos políticos. Que si las razones eran para negarles a los paramilitares el delito político, también esas razones se deberían invocar para negarles a los guerrilleros el delito político”, puntualizó el Jefe de Estado.

Imprimir

Linea de Quejas y Reclamos 01800-913666

2003 PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA