Enero

Febrero

Marzo

Abril

Mayo

Junio

Julio

Agosto

Septiembre

Octubre

Noviembre

Diciembre

 
 
 
Año 2006 | 2007
10
17
24
31
15 de junio

PALABRAS DEL PRESIDENTE URIBE EN LOS 150 AÑOS DEL DEPARTAMENTO DE BOLÍVAR

Cartagena, 15 jun (SNE). Las siguientes son las palabras del presidente Álvaro Uribe Vélez, al intervenir en los actos de conmemoración de los 150 años del Departamento de Bolívar.

“Casi en este mediodía del 15 de junio nos reunimos aquí en Cartagena para conmemorar los 150 años del nacimiento del departamento de Bolívar. Quiero felicitar a todos mis compatriotas de Bolívar, por conducto de su Gobernador, nuestro noble amigo Libardo Simancas. Agradecerle a él que nos haya convocado a los colombianos a esta fecha tan importante.

No tengo palabras para expresarle mi gratitud por tener el honor de compartir con uno de los periodistas más importantes de Colombia de todas las épocas, con credibilidad en los ciudadanos, afecto en el pueblo, Juan Gossaín, la distinción inmensa de hijos adoptivos de esta tierra.

Quiero felicitar a todos los condecorados hoy. Agradecer al Gobernador su condecoración a las Banderas de la Armada y de la Policía Nacional.

A los ministros Fernando Araújo Perdomo y Hernán Martínez Torres, tan destacados hijos de esta tierra, ejemplos de heroísmo, ejemplos de pulcritud y de eficiencia.

A Alicia Arango Olmos, quien representa los mejores valores caribes y colombianos, frente a quien tengo la incancelable gratitud de haber acompañado, con coraje de cartagenera singular, esta carrera política durante muchos años.

Al vicefiscal General de la Nación, Guillermo Mendoza Diago; al subdirector de la Policía, brigadier general Rafael Parra Garzón; a la regional del Sena, en cabeza del doctor Julio Alandete; al capitán de fragata en uso de buen retiro, Alfonso Salas Trujillo, gerente de la Sociedad Portuaria (de Cartagena).

En el grado de Comendador, al capitán de navío Rodolfo Amaya Kerquelén, quien durante estos cinco años me ha acompañado con lealtad, con prudencia, con disciplina, al frente de la Casa Militar de la Presidencia.

A Juan Gossaín Abdalah, al empresario Carlos Coronado Yances, tan importante en el proyecto adjudicado, en plena marcha, de hacer de la refinería de Cartagena una de las más importantes del mundo.

A la Academia de Historia de Cartagena, en cabeza de su presidente, Vicente Martínez Emiliani.

A la Universidad de Cartagena, legado directo del Libertador, que cumplirá 180 años en los próximos meses.

A la Cámara de Comercio, a través de su presidenta ejecutiva, Silvana Giaimo Chávez, Cámara de Comercio, institución dedicada a liderar los proyectos de interés general de la región bolivarense, de la ciudad.

Al doctor Raimundo Angulo Pizarro, como presidente del Concurso Nacional de Belleza, institución que le ha dado tanto reconocimiento a Cartagena y al país.

A la doctora Judith Carvajal de Álvarez, de la Cruz Roja Colombiana seccional de Bolívar, que nos ayuda en todos los momentos de dificultades de la Patria.

A la EPS dirigida por el doctor Luis Guillermo Otoya Gerdts, ejemplo de calidad en el servicio.

Al maestro Héctor Lombana Piñeres, expresión en la escultura de la creatividad de esta tierra.

Al medico Luis Yarzagaray Cogollo, quien ha hecho brillar la inteligencia colombiana en el extranjero, y siempre ha puesto al servicio de esta tierra sus éxitos allende las fronteras de la Patria.

Al compositor Martín Madera Viñas.

A don Héctor Flórez González, quien representa ese grupo de cultivadores de Maríalabaja, que nos están mostrando cómo el microempresario del campo colombiano puede salir adelante.

A don Carlos Enrique Segrera Lemaitre, expresión de los ganaderos afectados durante tantos años por la violencia.

A Juan Manuel Peláez González, sector privado al servicio de los intereses sociales de la ciudad.

A Jaime González Montano, empresario al servicio de los intereses sociales de Cartagena, de Bolívar.

Era 1857. Atrás había quedado la epopeya de la Independencia, el nacimiento de los partidos tradicionales, las batallas de Obando, Melo estaba por fuera, la Presidencia la ejercía Mariano Ospina Rodríguez, y en uno de sus momentos más estelares de su larga carrera política, Tomás Cipriano de Mosquera se desempeñaba como Presidente del Congreso. Nacía el Estado de Bolívar.

A nadie lo tomó por sorpresa el nombre. Esta tierra que atrajo el espíritu de los derechos humanos de Nariño a buscar aquí capacidad de sacrificio, abnegación y heroísmo, también convocó por las mismas razones al Libertador. Su campaña en Venezuela, iniciada a partir de 1812, no encontró en otros lugares la fortaleza del heroísmo que sí halló en Cartagena.

Aquí reclutó con quien adelantarla. Cuando en otras partes la cobardía lo dejó solo, los cartageneros los acompañaron para esa gran campaña, que si bien no fue la definitiva, fue bien importante para la Independencia de la hermana Venezuela.

Aquí El Libertador inspiró momentos fulgurantes de su carrera. Mompós, Turbaco, Cartagena, siempre estuvieron a su lado en sus sueños, en sus viajes, en sus descansos, en la iniciación de sus campañas.

El pueblo de Cartagena y de Bolívar asimiló como el que más los principios del Libertador. Bien ganando ese nombre, bien merecido el del Estado de Bolívar.

Vino la Constitución de Rionegro de 1863, la gran constitución federalista, y Bolívar se había anticipado. El espíritu federalista de esa constitución fue antecedido por el Estado de Bolívar.

Viene la Constitución de 1886, y el doctor Núñez, en el proceso de recuperar el orden, deja prácticamente inalterado el Estado, que se convierte en departamento, con la misma dimensión y con las mismas posibilidades.

Surge Barranquilla. El país está más conectado con el exterior que con el interior. El surgimiento de Barraquilla se debe a esa actitud cosmopolita del Caribe colombiano, del Estado de Bolívar. Y es el quinquenio del General Rafael Reyes, en 1905, cuando del gran Bolívar se desprende el departamento del Atlántico, como reconocimiento a ese surgimiento de Barranquilla.

Posteriormente, otros hijos llegan a mayoría de edad: Córdoba y Sucre. Y todos con el espíritu original del Estado de Bolívar. Un recorrido bien importante en la historia de la Patria, que hoy nos causa profundad reflexiones.

Quiero decir hoy desde Cartagena a los compatriotas que Núñez, examinado como líder del presente, a través de las realizaciones de su época, es uno de los inspiradores del modelo de nuestros sueños.

Un Estado garante de la responsabilidad social, pero al mismo tiempo con toda la apertura a la inversión privada. Ni desmantelamiento del Estado ni anulación de la inversión privada. Núñez, descentralización con orden. La creación del Banco Central, la intervención de la banca, producto de haber combinado la rigurosa preparación académica con el agudo conocimiento de las realidades sociológicas, económicas y políticas de la Nación, tuvieron como motivación el propósito del Presidente Núñez de evitar la especulación, fomentar el empleo, la producción, las oportunidades para los trabajadores con afiliación a la seguridad social.

Diríamos, mirando el panorama político de nuestra América Latina de hoy, que Núñez no desmanteló el Estado, no afectó la inversión privada, exigió responsabilidad social, y tampoco incurrió en las tentaciones del estatismo.

Era el equilibrio entre el intervencionismo como presupuesto necesario para la responsabilidad social, y la garantía a la inversión social bajo la condición de cumplir con la responsabilidad social.

Núñez reflejó bien el espíritu caribeño. Su elección primero a la Presidencia del Estado de Bolívar y después a la Presidencia de la República, fue producto de la angustia caribe por el desorden y por la violencia, del imperativo caribe de que la disciplina se convirtiera en la regente del ejercicio de las libertades.

Cuando miramos lo que ocurrió en Colombia, un Estado responsable de haber abandonado las regiones, unas regiones que vieron hasta el 2002 el crecimiento de los poderes terroristas de las guerrillas y los paramilitares y el desvanecimiento del poder legítimo del Estado democrático, quiero proponer esta reflexión a los colombianos:

Si el espíritu de Núñez se hubiera proyectado en el tiempo, como expresión del orden que subyace al temperamento caribe, Colombia no habría sucumbido a los poderes terroristas que, alimentados por el narcotráfico, ejercieron las guerrillas y el paramilitarismo. Colombia no habría permitido el debilitamiento del Estado, especialmente en la función esencial de proteger a la ciudadanía.

Hay que preocuparse por la historia, no para saludarla con lamentos, al contrario para proyectarla. Vamos ganando en materia de Seguridad Democrática, pero no hemos ganado todavía.

Es necesario que el país comprenda el espíritu de Núñez para proyectar en el tiempo la Seguridad Democrática. Para que los colombianos sientan que no hay guerrilla que pueda maltratarlos, presente la protección democrática del Estado. Para que los colombianos sientan que no hay narcotráfico que pueda desplazarlos, presente la protección democrática del Estado. Para que los colombianos perciban que no se requiere acudir a los poderes irregulares de los paramilitares para encontrar la protección, cuando está presente esa protección en la expresión democrática del Estado.

Ninguna fecha más importante que este 15 de junio para volver sobre Núñez, como el como el aporte cimero de Bolívar, de este gran departamento. Para examinar su pensamiento y su obra, no para que se quede simplemente en los libros de historia y en las reuniones de las academias, sino para que se proyecte en el futuro de la Patria.

Tenemos nosotros tres compromisos: consolidar la Seguridad Democrática, consolidar la confianza inversionista y cumplir las metas sociales. Hay que avanzar con todos ellos. Están entrelazados.

Sin seguridad no hay inversión. Sin inversión es insostenible la seguridad. Sin seguridad y sin inversión, no hay manera de cumplir las metas sociales. Sin seguridad y sin inversión, el único discurso que cabe es el discurso demagógico de repartir pobreza. Con seguridad y con inversión, se puede proponer y llevar a la práctica el discurso de construir equidad, de superar la pobreza, en un horizonte de prosperidad.

Todo eso nos lo inspira el recorrido de este departamento. Una gran expresión de país, de la diversidad en la composición demográfica del país, de los diferentes estratos de la vida social y económica, de todas las dificultades y de todas las posibilidades.

Además es bueno recordar todos los compromisos de la Nación con el Caribe, con Bolívar. El historiador barranquillero Eduardo Posada Carbó, en una magnífica obra sobre el Caribe colombiano entre 1850 y 1950, se refiere a todos los problemas que causaron atrasos. No problemas del temperamento, no problemas de la manera de ser, no problemas de dosis de energía y de emprendimiento en la mujer y en el hombre caribe, sino problemas de diversa índole: épocas de plagas como en nuestra época, épocas de inundaciones como en nuestra época, vacilaciones del país para acceder al comercio exterior como en nuestra época, dificultades con mercados foráneos como en nuestra época. Pero siempre un espíritu caribe enhiesto, con toda la energía para afrontar el presente y poder encontrar el futuro.

Un país que estuvo incomunicado hasta 1950 entre su litoral Caribe y la Colombia andina, es un país que aprendió del Caribe a buscar en el espíritu cosmopolita las grandes oportunidades. Por eso hoy buscamos el acceso al mercado de los Estados Unidos y a los países centroamericanos. Y ayer en la Comunidad Andina, cuando Colombia reasume la Presidencia pro témpore, se lanza la negociación con Europa. Y empezaremos la negociación con los países asociados a la Unión Europea. Y el 17 de julio estaremos empezando la negociación con Canadá.

Aspiramos que el espíritu cosmopolita de nuestro Caribe, del departamento de Bolívar, nos dé toda la energía para buscar a 43 millones de colombianos las oportunidades de llegar a todos los mercados del mundo con sus productos, con sus servicios, con su capacidad productiva. Quien mejor lo entiende es quien mejor lo reivindica: este Caribe de la Patria, que hoy en su departamento de Bolívar cumple 150 años de vida institucional.

Por supuesto, tenemos muchos problemas de capital humano, de capital físico, de infraestructura. Por eso reiteramos hoy toda nuestra vocación: la de lograr en este período, para Colombia y para el Caribe, plena cobertura en educación básica, los primeros 400 mil cupos para los niños pobres menores de cinco años en primera educación, un gran avance en la calidad, un gran avance en cobertura universitaria.

Cuando empezaba nuestro Gobierno, estábamos en el 22. Hoy en el 28. Aspiramos que en el 2010 podamos decirle al país que hemos logramos una cobertura universitaria del 34. Y un gran fortalecimiento de la universidad pública, de la universidad privada al servicio de la ciencia, de la crítica social, de las oportunidades masivas para los colombianos. Un Icetex multiplicado por cuatro en su cartera, en el número de beneficiarios.

Un Sena que ha pasado de atender a un millón de colombianos, a atender a cuatro millones por año. De cinco millones de hora de enseñanza, a 15 millones de horas de enseñanza. Y que ahora se propone tener un millón 200 mil estudiantes en ambiente virtual, 250 mil estudiantes en tecnologías, en grados técnicos, para que puedan después acceder a la universidad, completar los créditos, lograr la graduación en estudios superiores.

Aspiramos que en agosto millón y medio de familias pobres colombianas estén recibiendo el beneficio de Familias en Acción. En Cartagena más de 32 mil, en el departamento de Bolívar 135 mil. En el país, millón y medio. Familias pobres que reciban el subsidio para garantizar la educación de sus hijos, la nutrición de sus hijos, para que se puedan abrir las oportunidades de movilidad social, cuya negación desmerece la democracia.

Aspiramos superar factores de exclusión. Por eso nuestra lucha por Banca de Oportunidades, que en el primer Gobierno logró millón 800 mil créditos a los sectores populares, que en este segundo Gobierno debe lograr cinco millones de créditos a igual números de familias en los sectores populares de la Patria. Haciendo un esfuerzo, combinado de banca privada, banca pública, banca de primer piso, banca de segundo piso, Congreso, alcaldías, gobernaciones, fundaciones, aportes del presupuesto de la Nación.

Confiamos que al final de este Gobierno le podamos decir al país que hemos logrado plena cobertura en el régimen subsidiado de salud y un mejoramiento de calidad.

Confiamos que después de haber reformado 360 entidades del Estado, empezando por Ecopetrol, Telecom, ahora podamos reformar las que faltan. Y que así como aquí reformamos la clínica del Seguro Social –que hoy da un gran servicio, en recientes semanas, después de la reforma–, y Hospital Universitario, con el liderazgo del gobernador Libardo Simancas, que se constituye en una nueva esperanza, podamos entregar reformadas todas las clínicas del Seguro Social del país, y sumarles a los 190 hospitales reestructurados un número todavía muy superior.

Sé el reclamo de Bolívar y de Cartagena por obras de competitividad. Logramos cumplir con los Juegos Centroamericanos y del Caribe. Eso anima a Colombia a reclamar ahora para Bogotá la sede de los Panamericanos y para Medellín la sede de los Suramericanos.

Bogotá nos dio el ejemplo de los Transmilenios, que hoy se adelantan en nueve ciudades colombianas. Y aquí hay toda la esperanza en las obras que avanzan en Transcaribe, no ausentes de dificultades, pues siempre son comunes en estos grandes proyectos. Lo importante es ejecutarlos con toda la transparencia.

Y lo mismo estamos haciendo en otras nueve ciudades colombianas. Y en el Plan de Desarrollo el Congreso acaba de obligar la extensión del sistema a otras diez ciudades colombianas. Más del Caribe: Montería, Santa Marta y Valledupar.

Qué bueno que esa larga discusión que tuvo entre sus líderes a la senadora Piedad Zucardi, haya concluido en proyecto de ampliación de la refinería de Cartagena. De manera transparente logramos los asociados. Hoy avanza y le dará a la ciudad una de las refinerías más importantes del mundo.

Qué bueno que, a la par que con la Policía heroica de la Patria, con el heroísmo de nuestros soldados y de nuestros infantes, se recuperaba la seguridad de las carreteras para que regresara el turismo del interior para reestablecer la movilidad vial entre las ciudades del Caribe, para empezarle a dar confianza a la comunidad internacional, que ya se vuelca de nuevo con los cruceros del Caribe a Cartagena, qué bueno que hubiéramos empezado a resolver el otro problema: el problema social de falta de vivienda social, de falta de infraestructura social.

Por eso de gran importancia este primer tramo de la Avenida Perimetral de la Ciénaga de la Virgen, que deberá conectarse con las nuevas concesiones, con La Cordialidad y con la Carretera al Mar, y que tendrá que complementarse con el mejoramiento de vivienda, para que toda esa vivienda tugurial, donde injustamente han sido condenados a recibir tantos corazones alegres del Caribe, se torne en vivienda decente y en vivienda digna.

Y sé que es mucho lo que falta. Cuando construimos ya la primera etapa del Dique de La Mojana, y estaban en plena ejecución de obras el mejoramiento y la pavimentación de la carretera de San Marcos – Majagual – Achí, de 102 kilómetros, el Río Cauca irrumpe por otros sitios y La Mojana está de nuevo inundada. Pero allí estamos trabajando y confiamos que la continuación del Dique, complementado con el drenaje del Río Cauca, y ya van avanzando las grúas para proceder a adelantar ese drenaje, definitivamente recupere La Mojana.

Hasta el último día de Gobierno trabajaremos en esas obras, que vienen agitándose en Colombia, hace cinco décadas.

El Plan 2.500 tiene otros retos en el departamento de Bolívar. Encontramos que para llegar a la Isla de Mompós, en una primera etapa, era necesario hacer el esfuerzo del puente de Botón de Leyva, próximo a ser concluido. Adicionalmente se pavimentan los trayectos Cuatro Vientos – El Banco. Avance satisfactorio de las obras.

El Banco – Guamal, mucho atraso. Dificultades con el contratista, pero toda la voluntad del Gobierno para superarlo.

Botón de Leyva – Mompós avanza, no al ritmo que quisiéramos.

Hemos construido el puente de Barrancabermeja, fundamental para la comunicación del Sur de Bolívar.

Recibimos de nuestro antecesor el inicio del proyecto de Simití a Burgos y a Santa Rosa del Sur. Lo concluimos.

Ahora avanzamos en 30 kilómetros de pavimentación entre Simití y San Pablo.

Esas obras son apenas el principio. En los tres años de nuestro Gobierno que quedan, con las dificultades presupuestales, será imposible el sueño, pero quedan las primeras etapas de avanzar en la comunicación entre Barrancabermeja, por Cantagallo, San Pablo, Simití, Morales, Regidor, al Banco por un lado, a Mompós y también a La Mojana y a Magangué, por otro.

Lo importante con estas obras es tenerlas presentes todos los días. Dormirse angustiado por no verlas con suficiente celeridad, y despertarse con todas las ganas para darle en el despuntar del nuevo sol un nuevo impulso.

Cuando profundizamos el canal de acceso a la Bahía de Cartagena, viene el reclamo justo de los bolivarenses: Las obras del Canal del Dique, para evitar que siga contaminando la Bahía.

Hemos terminado la etapa de estudios. Y con un liderazgo muy eficiente de la Cámara de Comercio de Cartagena, de la doctora Giaimo, del alcalde de la ciudad Nicolás Curi Vergara, del gobernador Libardo Simancas, y con una Contraloría en favor de Cartagena y de Bolívar en la Presidencia de la República, que ejerce la doctora Alicia Arango Olmos, vamos a buscar que los recursos presupuestales nos permitan empezar la ejecución, la instalación de las obras, para evitar los procesos de contaminación, de sedimentación del Canal del Dique, su impacto tan negativo en la Bahía de Cartagena. Tengo confianza que las podamos adelantar.

Todo esto necesita una economía en crecimiento, confianza inversionista y seguridad. Nuestro Gobierno ha dado todos los pasos para la confianza inversionista. Garantía de un Estado sin tentaciones estatistas, con todo el respeto a la inversión privada, pero con todo el condicionamiento de su cumplimiento con los parámetros de la responsabilidad social.

Y seguridad. Una tributación que hoy se compara con las más atractivas del mundo, para fomentar la inversión privada, y que la consolidó el Congreso, con la reforma tributaria aprobada en diciembre.

El país, que en el 2002 tenía tasas de inversión del 12 por ciento, ahora las tiene del 26. Que tenía tasas de inversión privada del 6,5, ahora las tiene del 19. A preservarlas.

Y en esa dirección es muy importante lo que ha hecho el Congreso en estos días, que va a consolidar en las sesiones de martes y miércoles, en favor de la salud fiscal de la Nación.

Uno de los requisitos para la confianza inversionista es que las finanzas públicas avancen en proceso continuo de mejoramiento. Felicito al Congreso de la República por el valor de apoyar proyectos tan importantes como el proyecto de las transferencias. Nos pone entre Núñez y la Constitución del 63. Si hubiéramos revivido la fórmula de la Constitución del 91, nos habríamos ganado un aplauso efímero con las regiones, que revertiría en un fustigamiento acre al momento de incumplir.

El aplauso del 63 en Rionegro duró poco tiempo. La Nación fue incapaz de cumplir esas obligaciones contraídas frente a las regiones. La Constitución del 91 en el 98 mostró que era incapaz de cumplirle a las regiones. Por eso ahora pusimos las cosas en su justo punto: promover la descentralización sin arruinar a la Nación. Y creo que mientras las mayorías del país, llenas de sensatez, ven que esta fórmula es conveniente, las críticas constructivas que leemos nos muestran que el Congreso ha acertado.

Un editorial de la Capital de la República dice que el Gobierno fue muy flexible, que permitió muchos recursos para las regiones. Y periódicos de las regiones se quejan y acusan a los parlamentarios de no haber exigido regresar a la fórmula del 91. Cuando leo a los unos y a los otros, me parece que hemos cumplido con la norma de Santa Teresa: la distribución equitativa de la inconformidad. Me parece que hemos ubicado al país en el justo punto entre la Constitución del 63 y la Constitución del 86.

Descentralización sí, pero sin arruinar a la Nación, sostenible, cumplible.

El año entrante la educación colombiana va a tener un billón de pesos más de transferencias a las regiones. Eso no se veía. Se profundiza la descentralización.

Y les decía a los maestros de mi Patria, hace dos días, desde Santa Marta, lo que quiero decirles hoy desde esta plaza de Cartagena, en los 150 años del Departamento de Bolívar: el Congreso está aprobando un proyecto que permite que las transferencias educativas pasen de 9 billones a 17, entre el 2007 y el 2016.

Pero adicionalmente tenemos que aportarles a las universidades un billón 800 mil millones al año de transferencias de la Nación. Y tenemos que asumir la carga pensional de las universidades. Miren: solamente en la Universidad Nacional el pasivo pensional puede ascender a cuatro billones. La Nación tendrá que pagar entre el 92 y el 98 por ciento.

Tercero, a los profesores: además de las transferencias rutinarias recurrentes año tras año, tenemos que hacer aportes para rescatar universidades. El último para rescatar de la postración del cierre a la Universidad del Atlántico, que costó 30 mil millones.

Y otro punto para los educadores de mi país, para los padres de familia, para los estudiantes: las pensiones del magisterio oficial, en lo actualizado hasta hoy en materia actuarial, valen 37 billones. Una tercera parte del presupuesto de la Nación de un año. Todavía no se ha completado el estudio y eso lo tiene que pagar la Nación.

Y otra anotación al oído de los profesores de mi Patria, de los educadores, de los niños, de los jóvenes, de los padres de familia: mantenemos la Ley 21, recursos extras de la Nación para contribuir a la infraestructura educativa. Y otro punto de gran importancia: firmamos un pacto con el Congreso para que en cada uno de los tres años que faltan de este Gobierno, haya un aporte adicional a la educación que tenga prelación sobre otros destinos de inversión. Y lo vamos a cumplir.

En nuestro primer Gobierno dedicamos 736 mil millones del presupuesto nacional, por encima, adicionales a las transferencias, para pagar cesantías atrasadas del magisterio. Cuatrocientos mil millones para descongelar el escalafón. En cada uno de los tres años que nos quedan, en el presupuesto nacional, con prelación a otro destino de inversión, habrá una partida adicional para resolver problemas de la educación. La vamos a definir Congreso y Gobierno. Y desde ya invitamos a los educadores colombianos a vincularse a esa mesa de análisis.

Las protestas de los últimos días las asumimos tranquilamente. A mí me gusta la protesta social. Qué tal que hubiera pasividad en un país con tanto desequilibrio. Lo que no podemos permitir es el vandalismo. Superadas estas semanas, invitamos a los educadores a sentarse con Congreso y Gobierno, a mirar las partidas extras para la educación en cada uno de los tres presupuestos que aún nos restan.

Ya hemos asumido un compromiso: el compromiso de que en el año 2009 habrá un aumento salarial para los profesores de nuevo escalafón. Y con fe en Colombia, nos proponemos honrar ese compromiso.

Vamos a defender especialmente, entre esta fecha y octubre, lo aprobado por el Congreso: descentralización sin arruinar a la Nación. Hay que aprender de la historia. Si hubieran moderado a tiempo los excesos federales de la Constitución del 63, no habría habido necesidad de los excesos centralistas de la Constitución del 86. Moderar a tiempo es una norma necesaria de la vida colombiana.

Y este país es muy descentralizado y seguirá siéndolo. Aprecien esto, apreciados compatriotas: en la Republica Federativa de Brasil, las regiones gastan el 30 por ciento y en Colombia el 51. El Estado central del Brasil gasta el 70 por ciento y en Colombia el 48.

Y allí no estamos sumando aportes del presupuesto nacional que fortalecen la descentralización y que no son recurrentes. El Gobierno Nacional aporta el 70 por ciento de Transcaribe, pero las obras las ejecuta la municipalidad de Cartagena. El Gobierno Nacional aporta los subsidios de vivienda, pero las obras las ejecutan alcaldes y gobernadores. El Gobierno Nacional, por orden del Congreso, ha entregado este año en promedio 140 millones a cada municipio para mejorar sus vías municipales, y ellos ejecutan la obra: descentralización en la ejecución.

El Congreso tiene que estar orgulloso de que, en medio de la incomprensión, del bullicio siempre alegre y muchas veces injusto, acaba de aprobar un proyecto que fortalece la descentralización, sin causar ruina para la Nación.

Y vamos a repetirlo en todos los rincones de Colombia, especialmente entre esta fecha y las elecciones de octubre, para que no haya malos entendidos que desorienten a la opinión, antes de que la opinión se aproxime a las urnas para elegir a los nuevos alcaldes, a los nuevos gobernadores, a los nuevos concejales y a los nuevos diputados.

Y convoco al Congreso para que en martes y miércoles se complete esta gran tarea. Un período legislativo corto que ha sido capaz de aprobar el Plan de Desarrollo, las transferencias, nos falta solamente la conciliación en la plenaria del Senado, ayer se logró en la plenaria de la Cámara. Que ha sido capaz de aprobar el TLC, que ha sido capaz de aprobar leyes tan importantes como la Estatutaria de Justicia, la ley para resolver en procesos abreviados las pequeñas infracciones, la ley para evitar la permisividad en la excarcelación, permisividad en la excarcelación que tanto daño hace a la seguridad cotidiana, todo eso aprobado por el Congreso.

Nos faltan las conciliaciones. Y vamos a seguir trabajando martes y miércoles. Y entraran en un receso. Y en ese receso el Gobierno preparará una nueva agenda. Y empezaremos el 20 de julio con renovados bríos, porque lo único que saca a este país adelante es que trabajemos intensamente por él, con amor, con amor infinito. Para Colombia una fórmula: quererla, amarla infinitamente y trabajar por ella incansablemente.

Qué bueno hoy, al recordar el acto legislativo de 1857, la razón del nombre de Bolívar, de ese Estado y del departamento de Bolívar, esa sincronía entre el espíritu del Estado de Bolívar y las ideas del Libertador.

El período ejemplar, nunca agotado, siempre inspirador, del presidente Rafael Núñez. El pasado, el presente de Bolívar, de ver que Cartagena florece de nuevo en su turismo y que allí en Maríalabaja ya hay alrededor de 5 mil hectáreas de palma africana de propiedad campesina, y que la guerrilla y el paramilitarismo ceden en el sur de Bolívar y que ya hay 13 mil hectáreas de palma africana. Y que en medio de las inundaciones de La Mojana, avanzan las obras para reivindicar La Mojana.

Qué bueno venir a compartir con ustedes y con el gobernador Libardo Simancas estos 150 años de Bolívar, para decirle a esta tierra que apenas está empezando: ha contribuido mucho a la Patria, pero se ha acreditado para que la Patria les pida todos los días a Bolívar y a sus gentes más y más contribuciones al buen suceso de Colombia.

Que viva Bolívar y que viva Colombia.

Muchas felicitaciones, Gobernador”.

Imprimir

Linea de Quejas y Reclamos 01800-913666

2003 PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA