Enero

Febrero

Marzo

Abril

Mayo

Junio

Julio

Agosto

Septiembre

Octubre

Noviembre

Diciembre

 
 
 
Año 2006 | 2007
10
17
24
31
19 de junio

PALABRAS DEL PRESIDENTE URIBE AL ENTREGAR SUBSIDIOS Y TÍTULOS DE VIVIENDA

Barranquilla, 19 jun (SNE). Las siguientes son las palabras del presidente Álvaro Uribe Vélez, durante la entrega este martes de subsidios y títulos de vivienda a hogares pobres de Barranquilla y del municipio de Soledad en el departamento del Atlántico.

“Nuestro Gobierno tiene tres objetivos: la seguridad, la confianza inversionista y la política social.

Hace cinco año el país estaba lleno de guerrilla y paramilitares. No hemos ganado totalmente, pero vamos ganando. Hoy hay mucho debate, pero los ‘paras’ están en la cárcel. Y los que están huyendo, la Policía y el Ejército están detrás de ellos. Ya el país no vive dependiendo de qué dice Manuel Marulanda o el señor Briceño, el ‘Mono Jojoy’. Creo que el país ha mejorado en eso.

Y tengan ustedes la certeza, apreciados compatriotas de Barranquilla y de Soledad, que el Gobierno es un Gobierno transparente. Yo tengo una larga carrera pública y he conocido el país en muchas etapas.

Primero, hacían ir a los políticos donde el narcotráfico, porque el país estaba muy tomado por el narcotráfico. Y muchos políticos le tenían que pedir permiso y plata al narcotráfico. Allá no estuve yo.

Segundo, hubo otras etapas de la vida colombiana en que los políticos tenían que ir a pedirle permiso a la guerrilla para hacer política. A las Farc, al Eln, al Epl. Allá no estuve yo. Lo que he hecho es combatir esos bandidos, y por eso no llevo sino 17 atentados, de los cuales me ha librado Nuestro Señor.

Después, como a los gobiernos de Bogotá no les importaba que las regiones estuvieran llenas de guerrilla, de narcotráfico y de paramilitares, dejaron llenar el país de paramilitares. Y hacían desfilar a los políticos para pedirles permiso a los paramilitares. Allá no estuve yo.

El país ha mejorado. Y ante todos los debates que se suscitan, mi única respuesta es: comparen el país de hace cinco años con el de hoy.

Hace cinco años había 400 alcaldes que no podían ejercer en sus municipios, presionados por guerrilla o paramilitares. Hoy todos ejercen.

Hace cinco años había tres mil secuestros. Todavía quedan 300 – 370, pero los hemos disminuido muchísimo.

Hace cinco años había 30 mil – 35 mil asesinatos. Todavía hay 17 mil, pero lo hemos mejorado enormemente.

Recuerden los carrobombas. Hoy hay más debate, pero menos bombas.

Y les quiero decir a ustedes, mirándolos a la cara: uno en una larga carrera política como la mía, de pronto se equivoca. Este es un país con muchas dificultades. Pero he procedido con toda honradez a lo largo de mi vida. Que esculquen y que sigan esculcando, como lo han hecho a lo largo de mi vida pública. Y tenemos un instrumento para defendernos: nuestro recorrido, que ha sido un recorrido honesto y un recorrido patriótico.

Esta mañana yo decía: a mí que me busquen la financiación no solamente de mis campañas presidenciales, sino de la campaña a la Gobernación de Antioquia, de las campañas al Senado.

Estaba por allá en 1994 aspirando a la Gobernación de Antioquia. Esa campaña la gerenciaban dos personas honestas: Luis Esteban Echavarría y Guillermo Gómez del Barco. Y me dijeron: “Hombre, Álvaro, aquí llegó un cheque de 30 millones”. Era mucha plata. Representaba un porcentaje muy alto frente al costo total de la campaña.

Me dijeron: “Pero tenemos dudas”. Dije: “¿Tienen pruebas de que es de gente mala, o dudas?”. Me dijeron: “Pruebas no, dudas”. Dije: “Como decía Santa Teresa, en la duda, abstente”.

Les dije: “Yo prefiero perder la Gobernación de Antioquia, que ganarla con plata mal habida. Devuelvan ese cheque. Eso sí no lo devuelvan sino el sábado antes de elecciones, porque si lo devuelven antes arriesgamos a que se lo den a un opositor mío y con eso me gane”.

Nosotros no hemos dejado que se mezclen platas ilegítimas en nuestras campañas. Las campañas mías a la Presidencia las manejó el doctor Fabio Echeverri, con todo el rigor y con toda la austeridad. Y esto se lo voy a repetir a los compatriotas por todas partes.

Segundo objetivo de Gobierno, algo muy importante: confianza inversionista. Si no hay inversión, no hay prosperidad y no hay manera de mejorar el empleo ni manera de mejorar la afiliación a la seguridad social.

Yo veo ese gran entusiasmo que hay para crear nuevas empresas en Barranquilla. El resurgir de los hoteles, de las construcciones, todo eso. Si persistimos, ayudará a que el país y la ciudad tengan un nivel de empleo con afiliación a la seguridad social de muy buena calidad.

Uno necesita que la gente que pueda invertir, invierta, con responsabilidad social, con criterio cristiano, para poder resolver los problemas de los millones de colombianos que necesitan empleo.

Tercero, nuestro programa social. Aquí decían: “No voten por Uribe, que cierra la Universidad del Atlántico”. La encontré arruinada, la iban a cerrar por el desgreño de la corrupción. Y la hemos recuperado. Ahí está abierta, en proceso de recuperación, con unas grandes inversiones del Gobierno Nacional.

Decían: “No voten por Uribe, que cierra el Sena, el Bienestar Familiar”. Lo que hemos hecho es crecerlos enormemente, sin politiquería, sin clientelismo, sin corrupción. Crecerlos enormemente.

“No voten por Uribe que no es sino guerra, no hay vivienda”. Miren: este es el Gobierno que va a mostrar el mayor récord histórico de vivienda social en Colombia.

Claro que hay que ir de la mano de la Policía y el Ejército, porque este país, por flojera de los mandatarios, había dejado que se los tomaran guerrilla y paramilitares. Y conmigo no. Hasta el último día de Gobierno enfrentaré a esos bandidos con toda la fortaleza. Digan lo que digan, pase lo que pase.

Y vengo a reasumir unos compromisos con ustedes. Generosamente el alcalde Antonio Fernando Castillo, de Soledad (Atlántico), y el alcalde Guillermo Hoenigsberg, de Barranquilla, con quien tanto he trabajado, han reconocido una obra de Gobierno. Pero apenas vamos por ahí en la mitad.

Esperen, compromiso, en Barranquilla, en Soledad, en todo el país: plena cobertura en educación básica.

Compromiso: millón y medio de Familias en Acción. En el Atlántico, 58 mil. En Soledad, casi 13 mil. En Barranquilla son alrededor de 20 mil.

¿Alguno de ustedes ya están familiarizado con Familias en Acción? ¿Quiénes de los aquí presentes están familiarizados con Familias en Acción? Bueno, confío que el programa le vaya llegando a la ciudad de Soledad, a la ciudad de Barranquilla. Empezó en los municipios de la ruralidad colombiana, y viene hacia las grandes ciudades.

Compromiso: plena cobertura en régimen subsidiado de salud.

El alcalde Hoenigsberg les contó cómo en este Gobierno hemos pasado en régimen subsidiado de salud de 182 mil personas, que estaban afiliadas en Barranquilla cuando yo llegué, a 473 mil. Encontramos 182 mil y le agregamos 291 mil. Pero vamos para plena cobertura en Barranquilla y en Soledad.

Compromiso: el gran crecimiento que se viene presentando en el Icetex.

Compromiso: cinco millones de créditos populares a los sectores populares de la Patria.

En eso he tenido la magnífica oportunidad de trabajar con Undeco, con la Unión de Tenderos de Barranquilla. Aquí quiero saludar a Alejandro Duarte, el presidente de Undeco, y a Esperanza, que tanto le han ayudado al Gobierno Nacional en esa tarea. Aspiro a reunirme con ellos próximamente.

Llevemos de la mano, pues, los tres temas, apreciados compatriotas de Barranquilla y de Soledad: política de seguridad, política de inversión y política social.

Ha habido mucha discusión en la ciudad con el tema de las transferencias. ¿Quiénes de los aquí presentes tienen hijos en el colegio? Levanten la mano. ¿Quiénes son profesores? Por allá veo una profesora. Por allí veo otra.

Voy a contarles esto: no es cierto que el acto legislativo de transferencias haya beneficiado a Bogotá y Antioquia y haya perjudicado al Caribe. La norma constitucional reparte por igual para todo el país.

Segundo: no es cierto que disminuyamos las transferencias. Las aumentamos. Miren: solamente de este año al otro, las transferencias para educación crecen en un billón. Van a pasar del año 2008 al 2016, de 9 billones a 17 billones en educación. Y de 17 a 31 billones en general.

¿Saben cómo van a crecer? El año entrante crecen inflación más cuatro. Y si la economía crece por encima del 4, cada punto que crezca la economía es un punto más sobre la inflación. O sea que si la economía el año entrante creciera el 5, las transferencias crecerían inflación más cuatro. Más un punto por crecimiento económico, es inflación más 5. Más 1,3 para educación adicional. Y después, más 1,8 para educación solamente.

En el año 2016 se vuelve a que las transferencias crezcan de acuerdo con los Ingresos Corrientes de la Nación. ¿Por qué hasta el 2016? A mí me llamaron unos amigos de Barranquilla, a través de la emisora de Víctor López, que ahora lo vi por aquí. ¿Qué se hizo Víctor López? Y me dijeron: “Oiga, Presidente, no se ponga en ese debate. Si usted se va en el 2010, deje, salga usted del paso”. Y dije: “No. Yo tengo que dejar eso arreglado hasta el 2016. Yo me voy en el 2010, pero sería un irresponsable si no dejara eso arreglado hasta el 2016”.

Por eso es que el país no ha avanzado. Porque uno, por salvar su pellejo, le deja el problema al de atrás. El de adelante, tranquilo. Y el de atrás, que puye el burro. No. Hay que dejar el camino despejado, responsablemente, para los gobiernos que vienen.

¿Y por qué el 2016? Por la carga pensional de la Nación. ¿Quiénes de ustedes son pensionados del Seguro Social? Miren: no había con qué pagarles. Al Seguro se le acabó la plata y este Gobierno ha cumplido. ¿Ustedes saben cuánto le traslada el Gobierno este año al Seguro Social, para que les pague a estos compatriotas pensionados? Cinco billones 100 mil millones.

Ahora dicen: “Presidente, sí, pero es que la Constitución del 91 daba más”. Es cierto. Daba más, pero no se podía cumplir. ¿Ustedes qué ganan que yo les diga ahora que les voy a dar 100 mil subsidios de vivienda, si no les puedo dar sino 25 mil? Salen de aquí muertos de dicha tres días. Y apenas se den cuenta que les quedo mal, dicen: “Presidente mentiroso”.

Al país ya lo quebraron. No pudo con la Constitución del 91. Ahora suben las transferencias no tanto como lo decía la Constitución del 91, pero suben. ¿Y por qué no pueden subir tanto? Porque arruinamos la Nación.

Pero hay que poner cuidado a esto: miren lo que es el buen manejo de la economía. Estos departamentos y estas ciudades estaban quebrados. Alcalde, le voy a hacer una pregunta. Prepárese.

Por ahora cuento esto: gracias a este Gobierno, los ingresos de los departamentos en los últimos cuatro años han crecido inflación más trece. Eso no se había visto antes. Gracias a este Gobierno, los ingresos de los municipios en los últimos cuatro años han crecido inflación más 30. Eso no se había visto antes. Alcalde Hoenigsberg: ¿cómo han crecido los ingresos de Barranquilla?

Alcalde de Barranquilla, Guillermo Hoenigsberg: En estos últimos tres años, nosotros, por concepto de industria y comercio, predial e impuestos varios, recibíamos 91 mil millones de pesos en el 2003. Y este año cerramos el 2007 recaudando 200 mil millones de pesos.

Presidente de la República: Por Dios, pasó de 91 mil a 200 mil. Eso en lo propio, sin contar lo que le gira la Nación. Con el Gobernador Rodado hacíamos hace poco el mismo ejercicio, y él reconocía un gran crecimiento de los recursos propios del departamento, porque hay buen manejo de la economía.

Venía yo de un acto del Sena, de Cartagena. ¿Saben qué noticia me llegó ahora? Los intereses que le cobran a Colombia en el extranjero se pusieron hoy en el nivel más bajo de la historia.

Cuando yo llegué a la Presidencia, los intereses que tenía que pagar Colombia valían los intereses de Estados Unidos más 800 puntos. ¿Saben cuánto quedaron hoy? Los intereses de Estados Unidos más 95 puntos. Se han bajado de 800 a 95. Eso hay que mirarlo, porque hemos tenido un manejo serio de la economía. Un manejo responsable de la economía para sacar al país de la ruina.

Ahora me dicen: “Uribe está frenando la descentralización”. No. Hay gran aumento de las transferencias. Lo que pasa es que lo peor que le puede pasar a la descentralización es quebrar a la Nación. Hemos hecho una cosa equilibrada: profundizar la descentralización sin quebrar a la Nación.

Y otro punto muy importante: el país tiene que aprender de la historia. ¿Ustedes saben qué le pasó al país en la Constitución del 1863? Lo convirtieron en país federal, totalmente descentralizado, y no pudo con eso. Se necesitó la Constitución del 86 de Núñez, ese Presidente excepcional, hijo del Caribe. Y estaba tan quebrado el país, que lo tuvieron que centralizar nuevamente.

¿Saben qué hicimos nosotros? Una cosa equilibrada: hacer unos correctivos para que siga la descentralización, y evitarle al país que los excesos que en esa materia incurrió la Constitución del 91, los vaya a pagar con una parálisis de la descentralización.

Y me preocupó esto: la semana pasada me llamó un parlamentario y me dijo: “Ahí nos sacaron en Barranquilla, en la prensa, diciendo que éramos traidores porque habíamos votado las transferencias, que le quitaban plata al Atlántico”. Eso no es cierto.

Y enseguida me llama la doctora Alicia Arango y me dice: “Presidente, ahí sacó un periódico de Bogotá un editorial diciendo que les diste mucha plata a las regiones”.

Entonces en un periódico de Barranquilla bravos porque le habíamos quitado plata a la Costa, lo cual no es cierto, y en un periódico de Bogotá bravos porque le habíamos dado mucha.

Y a mí, que me gusta aprender por ahí de la gente popular, práctica, de los tenderos, que son los mejores economistas, y de los campesinos, que son los que tienen más desarrollado el sentido común, les dije: “Está bien, está bien. Eso no le gustó al periódico de Bogotá, porque le dimos mucha plata a las regiones, y no le gustó al de Barranquilla, porque no se le dio toda la que quería. Acertamos, como Santo Tomas: distribuimos equitativamente la inconformidad, por el equilibrio nacional, por la sensatez que requiere el país”.

Y miren lo descentralizado que es este país. ¿Ustedes saben cómo se llama el Brasil? Se llama República Federativa del Brasil. Uno la supondría federal. Hace poco, y se los cuento a ustedes, mis apreciados compatriotas de Barranquilla y Soledad, tuve la oportunidad de reunirme con tres Gobernadores del Brasil: el Gobernador de Brasilia, el Gobernador de Minas Gerais y el Gobernador de Río de Janeiro.

Y me dijeron: “Admiramos a Colombia”. Y les dije: “¿Por qué?”. “Porque en el Brasil las regiones no gastamos sino el 30 por ciento del gasto público, y en Colombia las regiones gastan el 51 por ciento del gasto público”.

Este es quizá el Estado más descentralizado en toda América Latina. El más descentralizado. Lo que pasa es que es una Nación donde todavía están pobres todos. La Nación todavía está muy endeudada. Yo la encontré muy endeudada. ¿Saben cómo encontré la Nación? Con lo que los economistas llaman una deuda del 50 por ciento del PIB. Esto es: por cada 100 pesos que producíamos, debíamos 50.

¿Qué tal que un tendero de Barranquilla, que son bastantes, de los afiliados a Undeco o a Fenalco, de cada 100 pesos que produzca deba la mitad? Está arruinado. Eso le pasaba a la Nación. Todavía debemos el 28, el 30, a pesar de lo que ha mejorado.

¿Ustedes saben cuál era el déficit del Gobierno Nacional central? 7,5. De cada 100 pesos que producíamos, nos faltaban 7,5. Hoy nos faltan 4.

Sin embargo, hemos logrado estas obras a las que se referían los alcaldes. Y cuando narró aquella conversación con los brasileros que me cuentan cómo mientras allá las regiones gastan el 30 por ciento, aquí el 51, no sumo lo siguiente: ¿quién hace Transmetro de Barranquilla? El Distrito. ¿Pero quién gira el 70 por ciento? La Nación. Y eso no lo estoy contando en el 51. ¿Quién ha girado la plata de los caños? Fundamentalmente la Nación. ¿Quién la ejecuta? La Triple A, que es una empresa local. ¿Quién da los subsidios de vivienda? La Nación. ¿Quién los ejecuta? Municipios y departamento.

Acabamos de entregar a cada alcalde 140 millones de pesos para mejorar vías este año.

Y por ejemplo, aquí hay una obra muy importante: la recuperación de los hospitales del Atlántico, que lo hemos hecho con el señor Gobernador. La Nación ha dado, para recuperar esos hospitales, 45 mil millones. El departamento 23.400.

Y tenemos un formidable proyecto, que es el proyecto de agua del departamento. ¿Quién lo ejecuta? Lo ejecuta el Gobierno Departamental, y la Nación hace un gran aporte. Eso va a permitir que todos los municipios costaneros del Atlántico queden con agua.

O sea que es un país muy descentralizado. Yo voy a pedir a los colombianos que nos apoyen esto que acaba de aprobarse en el Congreso.

¿Con quién de ustedes puedo mandar un mensaje a los profesores y a los estudiantes? Levanten la mano los que me sirvan para llevarles un mensaje a los profesores y a los estudiantes. Necesito que se lo hagan llegar. Porque estaban diciendo: “Es que Uribe va a cerrar los colegios”. Mentiras. Si vamos para plena cobertura en educación básica.

Díganles lo siguiente: primero, que solamente de este año al otro se aumentan las transferencias educativas en un billón.

Segundo, ¿ustedes saben cuánto cuestan las pensiones de los maestros? 37 billones. ¿Saben quién las paga? El Gobierno Nacional. Eso no se ha contabilizado.

Tercero, la Ley 21, que nos ha permitido hacer más de 500 aulas en Barranquilla. Esa Ley la paga el Gobierno Nacional.

Cuarto, ¿ustedes saben cuánto valen las transferencias a las universidades? Un billón 800 mil millones. Y eso lo paga el Gobierno Nacional.

Quinto, ¿saben de las pensiones de los profesores de las universidades? Solamente en la Universidad Nacional se deben 4 billones aproximadamente en pensiones. Y eso lo paga el Gobierno Nacional.

Sexto, hay unos giros adicionales de educación. Por ejemplo, aquí para pagarle al padre Cirilo, para pagar esa educación por cobertura, el Gobierno Nacional gira alrededor de tres mil millones al año, adicionales.

Entonces viene ahora otra cosa: además de las transferencias, hay que incorporar unas partidas anuales adicionales para educación. Cuando yo llegué a la Presidencia, les debían a los profesores 737 mil millones de cesantías. Nos pusimos al día, con plata del presupuesto nacional.

Y díganles a los profesores esto: que, con ayuda de Dios, en el 2009 a los profesores del nuevo escalafón les aumentamos al salario. Digan eso. Y les voy a pedir por ahí: Defiéndanme, defiéndanme.

A quien les diga que Uribe es bravo, sí. Él no es perita en dulce. ¿Que Uribe de pronto contesta grosero? Sí. El no quedó bien arrendado del todo. ¿Que es paramilitar? No. Es el Gobierno que ha desmontado los paramilitares.

Es que aquí hace cinco años les tenían miedo a los paramilitares. Al único que le decían paramilitar, era a mí. Para no dejar que los barranquilleros votaran por mí, decían: “No vayan a dejar votar por ese hombre, que es paramilitar”. El Gobierno que acabó los paramilitares. Defiéndanme.

Ahora, lo que yo sí estoy es del lado de la Fuerza Pública. ¿Por qué yo no desmilitarizo? Porque era que lo tenían desmilitarizado. Y por eso se apoderaron de él guerrilla y paramilitares. Y lo que hay que hacer es controlar todo el país para que los ciudadanos vivan tranquilos con Policía y Ejército. Eso es lo que tenemos que hacer.

Defiéndanme, que esto se ha manejado con toda honradez. Aquí falta mucho. No estamos nosotros en el paraíso. No estamos en un punto ideal, pero hemos mejorado mucho. Yo tengo fe que el país salga adelante.

Palabra de honor: aquí vendré a lanzar Banca de Oportunidades, prefiriendo el grupo que hoy recibe las escrituras. Porque ya que reciben esas escrituras, pónganle oficio. Utilícenlas ahora como hipotecas para un crédito para que monten un negocito.

Los quiero mucho. Los saludo con mucho afecto. ¿Saben qué le ha hecho falta al pueblo colombiano? Que lo quieran, que lo quieran, que lo quieran. Mientras aquí ponen bandidos a que hagan noticias desde la clandestinidad, un bandido escondido en México haciendo noticia contra un Gobierno honrado, pero a mí, por más que me saquen la rabia, no me van a sacar el amor por el pueblo colombiano. Y lo que voy a hacer ahora es: más rabia con los bandidos, más desprecio con los oportunistas y más amor al pueblo colombiano.

Muchas gracias”.

Imprimir

Linea de Quejas y Reclamos 01800-913666

2003 PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA