Enero

Febrero

Marzo

Abril

Mayo

Junio

Julio

Agosto

Septiembre

Octubre

Noviembre

Diciembre

 
 
 
Año 2006 | 2007
10
17
24
31
27 de junio
PALABRAS DEL PRESIDENTE URIBE AL RECIBIR HONORIS CAUSA DEL INSTITUTO TECNOLÓGICO DE MEDELLÍN

Medellín, 27 jun (SNE). Las siguientes son las palabras del presidente Álvaro Uribe Vélez, al recibir el título Honoris Causa en tecnología de análisis de costos y presupuestos, otorgado por el Instituto Tecnológico de Medellín (ITM), y con ocasión del homenaje a Jaime Jaramillo Panesso.

“Me honra muchísimo llegar a este acto. Esta mañana en el Congreso Nacional Cafetero, tenía la oportunidad de repasar la agenda nacional. Nuestro concepto de modelo de Estado y sociedad, los objetivos de Gobierno, tema de la revaluación, las ayudas a los exportadores, el debate de la parapolítica en el desmonte del paramilitarismo, la apertura de mercados, el debate nacional, etcétera.

Y este mediodía llego a este Instituto, más con el corazón y menos con la razón. Debería venir a hacerle un homenaje a esta institución por ese esfuerzo tan grande de haber pasado en pocos años de 4 mil estudiantes a casi 20 mil.

Debería venir a aplaudir, con mis coterráneos, la excelente labor de Marduk Sánchez, su equipo de colaboradores, el gran liderazgo del alcalde Sergio Fajardo Valderrama, para que el mundo olvide a Medellín como la ciudad del cartel y la identifique como la ciudad educadora.

Debería venir a acompañarlos a ustedes en el lanzamiento del libro “Manos en el fuego”, de Jaime Jaramillo Paneso, y exclusivamente a referirle unas palabras a él.

Generosamente las directivas del ITM han tomado la decisión de conferirme este Honoris Causa. Lo agradezco, lo llevo con inmenso honor, me compromete más con la patria y me conmueve mucho que se dé para acompañar a Jaime Jaramillo Paneso, hoy que le conferimos la Orden Nacional al Mérito, cuando se hace el lanzamiento de su libro y cuando este grupo de amigos y coterráneos nos reunimos alrededor de él para hacerle un homenaje.

Quisiera hablarles a ustedes del modelo de Gobierno, del modelo de Estado, Estado reformado, no Estado desmantelado. Estado con todas las garantías al sector privado, no estatismo. Sector privado con toda la responsabilidad social, en transparencia, en solidaridad, en relaciones laborales cristianas. Quisiera hablarles de objetivos de Gobierno: consolidación de la seguridad democrática, consolidación de la confianza inversionista, cumplimiento de las metas sociales.

Quisiera hablarles de la revaluación, de las medidas tomadas para evitar la pérdida de empleos y de afiliación a la seguridad social.

Quisiera hablarles de nuestro compromiso con esas instituciones tan importantes de Colombia como son las cajas de compensación, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, el Sena.

Quisiera decirles por qué el Gobierno no está dispuesto a aceptar la recomendación de desmontar esos parafiscales, en una patria que necesita mucho vigor en la economía y mucho vigor en la política social.

Quisiera compartir con ustedes unas observaciones para decir cómo en una economía abierta, finalmente los únicos estímulos que contribuyen al empleo son los que contribuyen a la inversión.

Acabamos de aprobar una reforma tributaria con grandes estímulos a la inversión: una deducción del 40 por ciento a las nuevas inversiones. En una economía cerrada, el Gobierno puede tomar medidas para que las carreteras no se hagan con maquinaria de avanzada tecnología sino con pico y pala. Puede tomar medidas para que los sistemas de transporte masivo no cobren las tarifas vía electrónica, sino que contraten personas para vender tiquetes y hacer el recaudo.

En una economía abierta, los únicos empleos que sirven son aquellos que generan mejor calidad para el trabajador, afiliación a la seguridad social, que a su vez dan una gran contribución a la productividad y a la competitividad del país.

Nosotros creemos que lo que hemos hecho para estimular la inversión, es finalmente el gran estímulo al empleo, y que por eso no podemos afectar a las cajas de compensación, al Sena y al Bienestar Familiar. Al contrario, nuestra decisión de unificar las declaraciones de pagos, de unificar los pagos, de avanzar para que todos los contribuyentes hagan esos pagos a través de sistemas electrónicos, tendrá que producir el resultado de mejorar sustancialmente los ingresos de estas instituciones.

Quisiera hablar de la agenda legislativa, de lo bueno que ha sido para el país, que en lugar de dejarse angustiar por los escándalos de la parapolítica, que corresponden a delitos cometidos en su inmensa mayoría antes de este Gobierno y que aparecen en el Gobierno que ha desmontado el paramilitarismo, que en lugar de dejarse angustiar por ello, de dejarse tentar por el salto al vacío de una constituyente, de una revocatoria del Congreso, de una nueva elección, el Congreso se ha comprometido a sacar una agenda legislativa de gran importancia.

Quisiera repasar el estricto rigor del proyecto de transferencias, aquí en la tierra, que ha tenido liderazgo en descentralización en Colombia, para decir como hemos estimulado la descentralización sin arruinar a la Nación. Para hacer el símil entre la Constitución del 63, lo que ocurrió con la del 86, la Constitución del 91, nuestras reformas y su consolidación futura.

En efecto, los excesos de la Constitución del 63, le generaron corta vida. La situación del país en la víspera del 86, demandaba del señor Núñez la adopción de una totalmente centralista, férreamente centralista.

Los ajustes moderados que hemos hecho a la Constitución del 91 le garantizan larga vida. Evitan que pueda pasar con ella lo que pasó con la del 63, cuando el señor Núñez le extendió la partida de defunción y la remplazó por la Constitución del 86.

Quisiera hablarles a ustedes cómo hemos mejorado las transferencias para la educación, para la salud. Cómo hemos aumentado esas transferencias no la fórmula de la Constitución del 91, que era impagable, pero sí con mucha profundidad.

¿Por qué hemos aplazado regresar a la fórmula de los ingresos corrientes de la Nación hasta 2016, dadas las cargas pensionales del país? ¿Por qué, sabiendo que nuestro período termina en el 2010, hemos mirado a la Colombia de más allá, para evitar que en nuestro caso se repita aquellas práctica de: “yo me salvo, el que viene detrás arrea”?

Quisiera hablarles a ustedes de que el déficit fiscal de la Nación todavía es alto, a pesar de que lo hemos mejorado. El superávit del balance primario lo hemos logrado pero todavía es bajo, y el endeudamiento todavía está en el 28, a pesar de que lo hemos reducido del 50.

Quisiera examinar cuidadosamente hoy cómo, además de las transferencias, tenemos que transferirles a las universidades solamente este año un billón 800 mil millones. Cómo las pensiones de los profesores valen 37 billones. Cómo está por cuantificarse el pasivo de las universidades. Solamente el de la Universidad Nacional debe valer 4 billones y la Nación tiene que asumir entre el 92 y el 98 por ciento.

Pero prefiero, animado por el afecto de Jaime Jaramillo Panesso, por ese afecto que todos sentimos por él, aguzar la memoria para traer algunos recuerdos. Estábamos en la construcción del aeropuerto José María Córdova. La decisión que habían tomado los gobiernos que lo financiaron, fue aceptarle al Banco Mundial la cláusula en el contrato de vender los terrenos del Olaya Herrera, urbanizarlos y dedicar ese dinero al pago del crédito para la construcción del José María Córdova.

Surgieron unas voces en Medellín diciendo: “El Olaya Herrera no se puede urbanizar. Hay que dejarlo para un parque. La ciudad ha deteriorado el espacio público. Solamente tenemos dos metros de espacio público, por cada espacio verde, por cada ciudadano”.

Anticipaban esas voces cómo el hacinamiento es concausa de la violencia. Decían esas voces que la ciudad iba muy bien en servicios públicos, pero muy mal en zonas verdes. Que la voracidad constructora estaba estrujando a los residentes de Medellín hacia un peligroso hacinamiento, que haría explotar más confrontación y más violencia.

Voces premonitorias. Había dos líderes: Alberto Aguirre y Jaime Jaramillo Panesso. Los escuchamos. Con la administración del presidente Turbay pudimos dar el paso para que el Gobierno Nacional pagara ese crédito y no se tuvieran que vender los terrenos del Olaya Herrera. Lo primero que admiré de Jaime Jaramillo Panesso fue su compromiso con ese valor fundamental de toda sociedad, que es el espacio público.

Líderes tiene el país en el tema, como Enrique Peñalosa Londoño, el ex alcalde de Bogotá. Y precursores tiene el país en el tema, como nuestro buen amigo Jaime Jaramillo Panesso.

Lo veía ocasionalmente. Habían pasado muchos años. Y llegó febrero de 1986. La campaña al congreso de una disidencia del liberalismo, que se llamaba El Sector Democrático. Un día me anunciaron la visita de Gerardo Molina a esa casa, casi en ruinas. Acudí a esa cumbre de la inteligencia y de la dignidad colombiana: Gerardo Molina, acompañado por unos intelectuales que habían dado una gran batalla en la izquierda democrática, encabezados por Jaime Jaramillo Panesso y José Obdulio Gaviria.

Tendrán ellos la obligación de reconstruir las palabras que en aquella casona pronunciara Gerardo Molina, y que no fueron captadas por las grabadoras. Tal vez faltaron las cámaras de video, que nos sobraron en la campaña del 2001, especialmente en Puerto Berrío.

Ese día de febrero o marzo de 1986, me sentí muy bien acompañado. Tal vez era enero. Fue una campaña muy exitosa.

En la Convención, Jaime me dijo: “Jesús Vallejo sugiere que tú no aspires al Senado, que es peligroso, que te hundes, que no sales, que aspires a la Cámara”. Le dije: “Jimmy, como Churchill, lo único que no se pierde en política es aquello que se arriesga. Si vamos a hacer alguna cosa fuerte, seria, de largo plazo, manos a la obra. Corro todo el riesgo, pero me sentiría muy mal diciéndoles a mis paisanos que me aseguren en la Cámara. Vámonos para el Senado y nos echamos al hombro el riesgo”. Y salió bien, entre otras cosas, gracias a la compañía de Jaime Jaramillo Panesso y los alumnos de Gerardo Molina.

Nos acompañaron allí personas como Leonardo Betancur. Estábamos empezando a escribir los primeros renglones sobre lo que posteriormente habría de ser la Ley 100 de 1993, cuando en Medellín asesinaron a Héctor Abad Gómez y a Leonardo Betancur. Ese equipo al que me refiero estaba a la espera de la llegada de Héctor Abad Gómez. Cómo se nos truncaron ese día esperanzas, ilusiones. Veíamos en Leonardo Betancur una lumbrera de la seguridad social. Cómo nos ha hecho falta en este ya largo trajinar de la política.

Sentía la compañía de Jaime Jaramillo en todos esos proyectos. Él, de manera amable, afectuosa, en su intervención de hoy, generosa, como las que le hemos conocido toda su vida, porque está muy bien descrito en las palabras del Alcalde, se ha referido a aquella gira del Bajo Cauca, a la gira de Las Mandarinas. Lo recogí a las cinco de la mañana y lo desembarqué a las tres de la mañana del siguiente día, sin parar. Pero eso fue amable. Kilómetros de recorridos de amigos y de búsqueda de amigos, eso es amable. Bultos de mandarinas, que le reforzaron a él sus aguardientes y el recuerdo de sus tangos. Eso es amable.

Lo que más quiero agradecer es su apoyo en todas las circunstancias difíciles. No era fácil para un grupo venido de la izquierda que me acompañara en la Ley 50 de 1990, en la Ley 100 de 1993 y en la consulta popular del liberalismo. Y cómo nos acompañaron.

Me parecía increíble que mientras las mentes de la política del establecimiento no defendían esos procesos, fueran defendidos, con gran visión de futuro, por este grupo donde estaba Jaime Jaramillo Panesso, y que había llegado acompañado del maestro Gerardo Molina. Qué discusiones tan difíciles.

Recuerdo en la Escuela Sindical de Medellín, en una parte y en la otra. Jaime, tengo todo el recuerdo grato de las giras de Las Mandarinas y la más profunda gratitud por la participación de ustedes en contradicciones tan difíciles, como las contradicciones que se generaron con aquellas agendas legislativas.

Y empezamos la Gobernación de Antioquia. Ahí sí que conocí más esa dimensión humana. Esa Comisión de Paz, esos consejos diarios de seguridad. Junté a Jaime Jaramillo Panesso y a Pedro Juan Moreno. Cosa tan importante para pensar lo que se puede hacer en el país. Pedro Juan Moreno lo único que tuvo fue afecto por Jaime Jaramillo Panesso.

Cómo el trabajo por la comunidad despejaba esas contradicciones, aparentemente tan antagónicas. Pero a eso contribuía que, además de esa profunda preparación de Jaime Jaramillo, además de ese compromiso ideológico, había en él humanismo. Y no sólo de letras y de tangos, sino humanismo de carne y hueso.

Lo recuerdo en todos esos tres años de gobierno, a las siete de la mañana. Muchas veces en la compañía de nuestro alcalde Sergio Fajardo Valderrama, de Jorge Alberto Velásquez Betancur, quien hoy está también aquí con nosotros.

Recuerdo a Jaime con monseñor Isaías Duarte Cancino, buscando un proceso de paz y trabajando en el programa de enseñarles a 90 mil antioqueños las técnicas de negociación de conflictos.

Y me dije: “Qué valeroso Jaime. Con la misma determinación con que trabaja por la paz, apoya la seguridad”.

Eso sí que es importante. Porque nos habían formado a muchas generaciones en la idea de que la seguridad era militarista, iba contra la civilidad, cerrada el pluralismo, conculcaba las libertades democráticas. Y cuando empezamos a recuperar la seguridad, como un valor democrático y una fuente de recursos, una de las más firmes compañías fue la de Jaime Jaramillo Panesso.

Y no debió ser fácil para él. Había ido a la cárcel, como lo mostró el video de hoy, por el estatuto antiterrorista de años anteriores. Había ido a la cárcel no por cometer delitos sino por anticipar el futuro. No porque él hubiera cometido delitos, sino porque la justicia de la época no comprendía su dimensión humana.

Jamás se lo he dicho. Por primera vez se lo digo: sentí un compromiso tan grande con esa política de seguridad, al saber que estaba respaldada por alguien que había sido llevado a la cárcel justamente por otra política de seguridad. Inmensa gratitud, querido Jimmy.

Y la compañía de Jaime Jaramillo, mi permanente angustia de saber que él había estado en la cárcel por un predicamento de seguridad y que yo tenía un predicamento de seguridad, me llevó mucho a pensar cómo proponerle al país una política de seguridad.

Y por eso se propuso la política de seguridad democrática, que marcara la diferencia con la doctrina de seguridad nacional que había recorrido el continente, que había llevado a Jaime Jaramillo a la cárcel, que había cerrado democracias, sustentado dictaduras, conculcado de libertades.

Y por eso la nuestra la propusimos como una política de seguridad democrática para todos los colombianos. Para proteger por igual al empresario que al líder sindical, al vocero político amigo de las tesis de gobierno que al vocero político de la oposición.

Y qué importante fue el hecho de compartir esos tres años de gobierno con Jaime Jaramillo, y de haber inspirado en el ejemplo de Jaime Jaramillo buena parte de la política de seguridad democrática.

El temor a lo que había ocurrido, la creencia de que todos los delitos tenían una causa social, la asunción como dogma de la teoría positiva del derecho penal, la doctrina de la seguridad nacional en otros lares del continente, hizo que la democracia colombiana descartara la seguridad.

Se hablaba de paz, pero no había cabida para proyectos de seguridad. Y con el proyecto de seguridad democrática fuimos abriendo paso, cimentándolo en el corazón y la razón de los colombianos. Y creo que hoy, en medio de las grandes discusiones nacionales, hay que decirle al país dos cosas que el debate colombiano no puede poner a riesgo: la seguridad democrática y la confianza inversionista.

Porque todo el mundo habla de política social. Pero sin seguridad democrática y sin confianza inversionista, la política social es más de discurso y menos de resultados. La política social es más de arengas que generan resentimiento, que logros de mejoramiento del nivel de vida y de la equidad de los colombianos.

Por eso es muy importante rescatar esos dos valores, pedirles a los colombianos que los proyecten a futuro. Si nosotros proyectamos seguridad democrática y confianza inversionista, habrá muchas posibilidades de que el país vea la superación de la pobreza y la construcción de una sociedad más equitativa.

Jaime: su amistad, su historia, su ejemplo, la misma actitud suya en los estrados judiciales que en la Casa Gardeliana, en la Comisión de Paz, en la busca del Eln, que en el acompañamiento a las Fuerzas Militares y de la Policía ha sido para mi un gran ejemplo.

Si algún día puedo vertir estas palabras en unas páginas, tendré, en aras de la objetividad y lo haré con toda objetividad y con todo afecto, que rendirle un homenaje a usted como gran inspirador de una política de seguridad al servicio de los valores democráticos.

Muchas gracias, Jaime. Muchas gracias por su amistad. Un combatiente como yo, al que no pocas veces se le sale la piedra, 21 años acompañado por usted en esta carrera política, no puede tener frente a usted sino una palabra: gratitud; un sentimiento, afecto, y una aproximación, admiración.

Doctor Marduk: recibo este Honoris Causa con mucha gratitud. Yo no debería venir a recibirlo sino condecorarlos a usted y al señor Alcalde por esta gran obra que han hecho en favor de la educación.

Claro que el país necesita infraestructura para sostener el crecimiento. Claro que el país necesita que el Banco de la República no se exceda en tasas de interés. Claro que necesitamos un CERT para proteger a los sectores exportadores afectados por la revaluación. Claro que necesitamos comodidades portuarias. Claro que necesitamos de todo eso. Pero no salimos adelante sin una permanente revolución educativa, de la cual ustedes han dado ejemplo.

Muchas gracias al ITM. Muchas felicitaciones. Hicimos las cosas al revés, por generosidad de ustedes. Cuando debí venir a condecorarlos, me han entregado este Honoris Causa.

Destaco solamente un punto de nuestra revolución educativa: el impulso a la educación por ciclos. Que los colombianos para perder la aversión a las tecnologías, sepan que después de cursar una tecnología están abiertas todas las posibilidades para acceder al grado de educación superior.

Que el acuerdo al interior de las mismas instituciones para formar por ciclos, o entre las instituciones técnicas y tecnológicas con las universidades, se practiquen. Y que eso lo extendamos a los bachilleres.

El Sena se propone perfeccionar acuerdos con 500 colegios de bachillerato para que los muchachos, al terminar bachillerato, también salgan con una aproximación a una técnica o a una tecnología, que les vaya abriendo dos caminos simultáneamente: el del trabajo o emprendimiento, y el de más formación.

El ITM es un ejemplo. Muchas gracias a todos y a ustedes, apreciados coterráneos, por acompañarnos en este mediodía”.

Imprimir

Linea de Quejas y Reclamos 01800-913666

2003 PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA