Enero

Febrero

Marzo

Abril

Mayo

Junio

Julio

Agosto

Septiembre

Octubre

Noviembre

Diciembre

 
 
 
Año 2006 | 2007
10
17
24
31
27 de junio

PALABRAS DEL PRESIDENTE URIBE EN LA GRADUACIÓN DEL PROGRAMA DE PAZ Y RECONCILIACIÓN

Medellín, 27 jun. (SNE).- El presidente Álvaro Uribe Vélez pronunció las siguientes palabras en el acto de graduación del programa de Paz y Reconciliación realizado en la ciudad de Medellín.

“Bueno muchachos, yo los quiero felicitar y agradecer a todas las instituciones y personas que han intervenido.

Cuando empezó este Gobierno, en Colombia asesinaban 68 personas al año por cada 100 mil habitantes. Empezó la política de Seguridad Democrática y hemos mejorado. El año pasado fueron 38, pero es muy alta. Nosotros no estamos aún en un punto ideal, en esto hay que perseverar.

El país va mejorando, pero no nos podemos bañar en agua de rosas, nosotros todavía tenemos que hacer un esfuerzo para que esa tasa caiga a no más de 10, a no más de 14. Venimos de 68, estamos en 38, o sea que hay que hacer un enorme esfuerzo.

Quiero decirles también que esto ha sido muy complejo, ustedes lo saben.

¿Ustedes se hubieran desmovilizado con un Presidente que hubiera llegado a no trancar? ¿En ausencia de una política eficaz de Seguridad Democrática se hubieran desmovilizado? Piensen eso, hay que pensar cuál es la causa eficiente de la desmovilización.

En el país pagaba entrar a esos grupos, los gobiernos no habían tomado la decisión de enfrentar esos grupos con toda verticalidad.

Yo recuerdo que cuando yo era Gobernador de Antioquia no me dejaban entrar a hacer política de seguridad en las comunas de Medellín, que por que yo era un Gobernador militarista, que era un Gobernador paramilitar, que era un Gobernador de mano dura, que lo único que valía era el dialogo y mientras eso se decía, crecía y crecía la inseguridad. Este país no puede olvidar que necesita continuar con la Seguridad Democrática.

Yo recuerdo cuando era estudiante de la Universidad de Antioquia -año 70- crecían y crecían las guerrillas, penetraban al movimiento sindical, al movimiento estudiantil, a sectores del periodismo, de la política, combinaban lo que ellos llamaban las diferentes formas de lucha, muy desprotegidas las regiones de los gobiernos centrales, y llegaron los paramilitares a hacer lo mismo. Eso no se rompe sino con una política de seguridad muy estricta, que no se puede abandonar.

Mire, veamos lo bueno pero también los riesgos. Solamente la semana pasada capturamos en Medellín, a Regulo Leal, cabecilla del frente 32 de la Farc, alias Albeir Leal, quien fue el responsable de los ataques a Patascoy y de las Delicias.

¿Qué estaba haciendo en Medellín? Armando grupos terroristas, o sea que la guardia no la podemos bajar. Esto tiene que tener una gran política de reconciliación con ustedes, los que han tenido la bondad patriótica, la generosidad con la Patria, de desmovilizarse, pero esto tiene que tener una política muy rigurosa, muy estricta, frente a quienes persisten en la violencia.

Solamente hace cuatro días pudimos capturar al señor Jesús Durán, o alias René, en una finca en Mutatá. Primero había trabajado con las guerrillas y después con las autodefensas ilegales, y había sembrado el terror en muchas partes.

Nosotros tenemos hoy unos grupos violentos que persisten. Se calcula que la Farc todavía tiene 11 mil personas, mucho menos que lo que tenía. Por eso hay que pedirle a la ciudadanía comprensión, por que no se puede descuidar la política de Seguridad.

Déjenme agregar algunas palabras. Cuando empezó nuestro Gobierno, uno de los puntos más convulsionados del país era la Comuna Trece.

Muchos años antes se había tomado la decisión de que no podía entrar la autoridad y no entró. Yo creo que era el sitio donde había más posicionamiento de guerrillas y de autodefensas ilegales.

¿Cómo empieza a mejorarse? Con ejercicio de autoridad. Por supuesto, hay que hacer toda la política social, pero empieza a mejorarse con ejercicio de autoridad. Eso no se puede perder de vista.

Nosotros todavía tenemos lugares muy convulsionados de Colombia. Medellín ha mejorado mucho, es la ciudad que ha mostrado una tendencia sostenida de mejoramiento más firme, pero todavía nos falta mucho, para poder decir que ha llegado, por ejemplo, a niveles de las capitales europeas.

Inglaterra, 60, 63 millones de habitantes, 600 homicidios al año; Colombia 43, el año pasado todavía tuvo 17 mil homicidios, tuvimos años de 35 mil. O sea que no nos podemos descuidar, ustedes tienen que ser beneficiarios de su decisión de reinsertarse y al mismo tiempo un gran apoyo a las autoridades.

Tenemos sitios todavía muy convulsionados, Buenaventura, el Pacífico sur. Hemos avanzado mucho en el Pacífico norte: Bahía Solano, Nuquí, Juradó, pero el Pacífico sur aún lo tenemos en enormes dificultades. No podemos bajar la guardia.

Y así como hay 43 mil, como ustedes, con toda la voluntad patriótica, con un generoso aporte a la Nación de desmovilizarse, hay otros que no lo hacen y que no nos queda más camino que el ejercicio severo de la autoridad.

En Colombia se hablaba de paramilitarismo, porque se entendía que había surgido unos grupos de justicia privada para enfrentar a las guerrillas. En este Gobierno ha quedado algo en claro, en la práctica, que las únicas instituciones para enfrentar a la guerrilla, son las instituciones legítimas del Estado. Hoy tenemos que pensar que lo que quede en armas es guerrilla y narcotráfico, que “águilas negras”, y a todos hay que enfrentarlos con toda severidad.

Este Gobierno no va a permitir que prosperen reincidencias. Nos ha tocado ser muy severos. En los sectores reincidentes hay más de 800 capturados, y más de 400 dados de baja. Hay que ser tan firmes para evitar reincidencias, tan firmes para enfrentar los grupos que persisten en violencia, como generosos y comprometidos con la reinserción. Ayúdennos a crear una conciencia social en esta materia.

¿Qué crea la violencia? La guerrilla partidista de Colombia se convirtió en una guerrilla marxista en los años 60, abrazaron unos las ideas que venían de Cuba, otros las ideas que venían de Unión Soviética, de Vietnam, de China.

Yo recuerdo que hablaban de democracia y hablaban de equidad social.

Alguna vez llegó a la universidad un panfleto de la Farc, decían la Farc que solamente dejarán las armas el día que este país tuviera la elección popular de alcaldes y de gobernadores. Se aprobaron, primero en la administración del presidente Belisario Betancourt, la elección popular de alcaldes, y después en la Constituyente del presidente Cesar Gaviria, la de gobernadores.

¿Cuál fue la respuesta de la Farc? Asesinar alcaldes, asesinar gobernadores.

Los grupos terroristas no lograron más democracia, y las autodefensas se convirtieron también en otro factor de corrupción de la política.

Como lo muestran las revelaciones de la Ley de Justicia y Paz, delitos en su inmensa mayoría cometidos con anterioridad al Gobierno nuestro. Para profundizar la democracia los grupos violentos han sido un obstáculo.

¿Qué lograron en materia social? Nada bueno, lograron un desplazamiento interno de más de dos millones de personas, lograron que cuatro millones de colombianos se fueran al extranjero, lograron que no hubiera inversión en Colombia, lograron que el desempleo subiera al 20 por ciento, lograron que la pobreza llegara al 60 por ciento.

Colombia empieza a recuperar su economía porque la gente empieza a tener confianza en la seguridad. Además de otras cosas, de manejo económico, como los estímulos tributarios a la inversión, etcétera. Y eso es lo único que manejado con responsabilidad social, nos permitirá superar pobreza y construir equidad.

Porque yo vengo con el señor Alcalde (de Medellín, Sergio Fajardo), el Ministro Juan Lozano (de Ambiente, Vivienda y Desarrollo) y el señor Gobernador (de Antioquia, Anibal Gaviria), de inaugurar unos bellísimos apartamentos en Las Flores, en Robledo, de Vivienda de Interés Social, un ejemplo para el país, pero mientras estaba allá decía: no nos podemos bañar en los laureles, esto aquí está muy bonito, pero el sábado estaré en Buenaventura, viendo el asentamiento tugurial más doloroso de Colombia, que es Bajamar, que lo tenemos que reubicar y por eso vamos a empezar a construir allí 3 mil casitas.

Y hace pocos días estuve con los compañeros del señor alcalde, con el doctor Gustavo Villegas, en la Cruz, aquí mismo en Medellín, en una situación lamentable de pobreza. O sea, que no estamos aún en un punto ideal, el trabajo que queda por hacer es mucho y ustedes tienen que ser el gran apoyo a ese trabajo.

El país yo creo que necesita combinar la política de seguridad, la política de confianza inversionista y la política social.

Al diálogo no se llega con seguridad, y la seguridad no se opone al diálogo.

Además los grupos violentos finalmente no ceden sino ante gobiernos firmes y serios. Los grupos violentos le toman el pelo a los gobiernos blandengues, no los respetan, no hacen caso a llamados del diálogo, eso ha sido la demostración de la historia de la humanidad.

Voy a transmitir estas inquietudes de ustedes, procuraré promover, la presencia aquí de mis compañeros del Gobierno Nacional, con el doctor Gustavo Villegas, cómo miran y hacemos ajustes a algunos temas y hacemos ese concepto comunitario, tan pronto estén los nuevos equipos del Sena.

Muchas gracias”.

Imprimir

Linea de Quejas y Reclamos 01800-913666

2003 PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA